El 15 de diciembre de 1847 el jefe del ejército norteamericano Gral. Winfield Scott, ordenó  la ocupación militar del país y unos días después el 29 de diciembre de 1847, una columna de unos 600 soldados norteamericanos, al mando del Corl. William T Withers, llega a Pachuca alojándose en el Convento de San Francisco.

 

Bicentenario en Hidalgo
Inicio
Mensaje de Bienvenida
Contacto
La Comisión
Comisión Interinstitucional
Decreto
Reglamento
Subcomisiones
Historia en Hidalgo
Antecedentes Históricos
Hidalgo hace 200 años
Independencia en Hidalgo
Notas Históricas



                                   Arq. Luis A. Corrales Vivar
                       * Cronista del Centro Histórico de Pachuca

* Electo por aclamación de los miembros de la Sociedad
Mexicana de Geografía y Estadística, Capìtulo Hidalgo
en Sesión del 23 de julio de 2008.

 

HISTORIA

Con sus 99 años de vida activa, el Reloj de Pachuca ha contado los minutos, las horas y las vidas de muchas generaciones de Pachuqueños. Comúnmente conocido con el nombre de “Reloj de Pachuca”, el Monumento a la Independencia fue construido en el período de  tiempo comprendido entre los años 1904 a 1910.

Pachuca es una ciudad cuya historia está íntimamente ligada a su fuente de trabajo, en este caso la minería. A principios del siglo XX esta actividad era muy importante para la comarca.Desde que en 1552, Rodríguez de Salgado descubrió fortuitamente un yacimiento de plata a flor de tierra, y lo registró ante la autoridad virreinal obteniendo el primer documento comprobatorio de concesión y explotación minera, hasta casi el final del siglo XX, cuando en la etapa privatizadora del Gobierno Federal, Carlos Salinas vendió a particulares la empresa dueña de todas las minas de la región llamada Compañía de Real del Monte y Pachuca, la ciudad dependió económicamente de la minería. 

A principios del siglo XX, en Pachuca se trabajaba en las minas con éxito de explotación, y aunque el pueblo no disfrutaba de los beneficios del capital, no obstante lo mucho que rindió nuestra tierra metalífera; tenía sin embargo, constante fuente de trabajo. En estos momentos las minas eran propiedad de algunos particulares y de la Compañía Norteamericana ASARCO, que las había comprado a los Srs. Escandón y Beistegui, quienes a su vez las adquirieron a mitad del siglo XIX de los ingleses que fracasaron en su intento por explotarlas durante 25 años al inicio del México independiente.

El momento histórico era muy similar al del resto del país. Las nuevas generaciones no aceptaban la política conservadora y excluyente del Gral. Díaz y de diversas formas lidiaban contra el Gobierno. Algunos grupos cívicos, formados por jóvenes y adultos, protestaban por el conservador y antiliberal rumbo que había tomado el régimen porfirista, al grado de ya no conmemorar el 18 de Julio, aniversario de la muerte de Benito Juárez. Se destacó la ciudadanía pachuqueña en su lucha por las aspiraciones democráticas, fruto de una sólida preparación que tenía su origen en el Instituto Científico y Literario del Estado. Hombres como Miguel Bracho, los hermanos Castrejón,  Jesús Silva, Ramón Rosales, Alfonso Cravioto y otros más ilustraron el panorama político con calidad y valentía.

Así estaba la situación, por un lado el gobierno presto al halago y hermético ante la diversidad y la crítica y por el otro la nueva sociedad ansiosa de cambios y libertades. En la sede del Gobierno de Hidalgo asentada en el costado oriente de la Plaza Constitución, en enero de 1907 se recibió nota del Secretario de Gobernación, Ramón Corral instruyendo al Gobernador Pedro L. Rodríguez para que levantara en la capital del estado un monumento conmemorativo del centenario de la independencia, decía textualmente:  A fin de conmemorar debidamente el Centenario de la Independencia, sírvase iniciar la edificación de una obra digna de tal acontecimiento en ese Estado de la Unión.

El Gobernador Rodríguez había llegado al frente del Ejecutivo por obra y gracia de su compadre el Presidente para sustituir al Gral. Rafael Cravioto Moreno, antiguo defensor de la República a quien después de 25 años de gran cercanía Díaz, había desconocido sustituyéndolo sin explicación del Gobierno Hidalguense que ostentó junto con 2 hermanos desde 1875. Pedro L. Rodríguez tuvo una salida aun más humillante, huyó despavorido cuando los revolucionarios en 1910, en número de 20, tomaron Pachuca escoltados por los aguadores que armaban gran alboroto con sus botes de agua, pero nada más.

A todos les pareció bien levantar un monumento conmemorativo del Centenario de la Independencia de México, que tendría lugar en 1910. El Gobernador Pedro L. Rodríguez aprovechó la circunstancia de que dos años antes, había suspendido una obra en la Plaza Independencia de Pachuca por falta de fondos, se trataba de una especie de pérgola alta para los conciertos de la Banda Sinfónica del Estado, conjunto musical de gran calidad artística que hasta la fecha subsiste. 
En junta de notables, convocada por el Gobernador Rodríguez, el Presidente Municipal de Pachuca, Don Alfonso M. Brito,  Don Felipe N. Barros, rico minero y los propietarios de las principales minas de la región que constituían el sector empresarial, se llegó a la conclusión de aprovechar la cimentación de la obra suspendida y convocar a un concurso para el diseño y la construcción de un monumento que tendría un reloj público…útil para todos.

El concurso lo ganó el Arq. Tomás Cordero y Osio, destacado diseñador del orden neoclásico, el cual estaba en boga en la época. Tomás Cordero se graduó en 1895 en la Escuela Nacional de Bellas Artes y entre sus obras además del Reloj de Pachuca se le conoce también el Salón de Jurados en la Ciudad de México. Ya desde entonces Cordero atendió a la tesis contextualista y se inspiró en la fachada del Banco de Hidalgo que de típico estilo neoclásico había diseñado el Arq. Ernesto Flux sobre el costado poniente de la Plaza, sin saber que estaban determinando el estilo de toda la Plaza que a cien años distancia no tiene otro camino más que atender a las características de estos dos edificios que marcan la pauta arquitectónica del entorno.

Ganado el concurso por el mencionado arquitecto, con una torre de arquitectura clasicista de tres niveles de cantera con un cuarto piso de cobre, de acuerdo a los dictados de ese momento en que el metal empezaba a aparecer limitando y coronando a la piedra labrada en los últimos edificios de cantera en México, se procedió a la construcción del monumento bajo la dirección del Ing. Don Luis Carreón, quien era Director de la Escuela de Minas en la ciudad de México y para la residencia de la obra en Pachuca fue asistido por su alumno el Ing. Francisco Hernández, siendo ambos técnicos quienes hicieron posible la obra. Acentuamos la importancia de la perfección de la construcción que fue hecha con gran exactitud técnica.  

Sólo se conocen dos fotografías de la construcción del Reloj de Pachuca. Una muestra el cimiento de la obra, es decir el zócalo o basamento de desplante. La imagen está tomada de la esquina suroeste de la Plaza Independencia. Al fondo las calles de Ocampo y Zaragoza. La otra es aún menos nítida y se ve el monumento a medio construir, en una imagen tomada desde la Casa Rule (actual sede del Ayuntamiento pachuqueño y antigua casa particular del rico minero decimonónico, el inglés John Rule).

Todo el monumento está hecho con piedra del eterno banco de suave cantera blanca de Tezoantla, municipio de Mineral del Monte, por lo que diremos que está hecho con piedra de la región.

La talla de la piedra se realizó a pie de obra y con andamios de madera fueron subiendo una a una las piezas de cantera ya labradas. Hay que recordar al Mtro. Alfonso Arteaga quien encabezó el trabajo de labrado de las piedras y es autor, de las hermosas águilas mexicanas que adornan la parte inferior de las carátulas. Hay que rendir homenaje también a todos los cantereros humildes como Jacinto y Pedro Hernández Baldovino así como Pedro Madrid y otros 25 artistas más que trabajaron con gran destreza en la perfecta fábrica del monumento. Las piedras no fueron pegadas con argamasa de cal o mezcla alguna sino que machi-hembradas previamente fueron pegadas con azufre caliente que es un excelente aglutinador y no deja huella de junta.
El costo de la obra en aquel tiempo, en que los centenarios valían cincuenta pesos, fue de trescientos mil pesos.
El carillón del Reloj era una maravilla de la técnica relojera que tocaba las horas, las medias, los cuartos y el Himno Nacional.
El Lic. Jesús Zenil Martínez, quien Nació en Cardonal Hidalgo, el 21 Julio de  1848, fue protagonista importante en esta obra ya que fue él quien compró el Reloj en Londres. De origen humilde, había estudiado en la Universidad Nacional la carrera de  Abogado recibiéndose a los 22 Años. Fue Diputado Local dos veces 1871-73 y 1873-75 y Diputado Federal tres veces de 1873 a 1880. Estudió Diplomacia mientras era diputado en la Ciudad de México. Fue Primer Secretario de la  Legación Mexicana en Italia en  1879 y ocupó igual cargo en España en 1881. Más adelante fue nombrado Encargado de Negocios en España (1882), y ocupó diversos cargos en Lisboa y Bélgica donde fue Ministro de los Países Bajos en 1899. En 1902 pasó a ser Ministro Plenipotenciario en Austria-Hungría y estando en ese encargo compró en Inglaterra, por encargo de las autoridades pachuqueñas, desde 1904, un reloj en la misma fábrica en donde se adquirió el Big Ben londinense,  y lo envió a Pachuca. Donó una importante cantidad para introducir el Agua potable en El Cardonal en1905, y falleció el 29 Octubre de ese año en Viena, Austria a los 57 años. Fue sepultado con honores en El Cardonal el 29 Diciembre de 1905.

La maquinaria del reloj fue adquirida en la fábrica que fundó en el siglo XIX Edward John Dent. Es similar a la del famoso Big Ben que campea desde la torre del parlamento británico y su sonido es muy parecido.

La maquinaria del reloj al llegar a Pachuca, al parecer en 1907, estuvo primero en el atrio de la Iglesia de la Asunción y luego fue llevado a la casa Rule porque se dijo que el párroco de la iglesia, el Pbro. Rafael León, oriundo de Real del Monte, estaba pensando en subirlo a la fachada del templo, mientras se terminaba el monumento. En su momento fue colocada en la torre monumental por Tomás Zepeda, experto relojero. 

Un día antes de cumplirse cien años del grito de independencia el reloj fue inaugurado en medio de una gran fiesta popular.

El 15 de Septiembre de 1910, dos meses antes del estallido de la Revolución Mexicana, a las once de la noche, el último gobernador porfirista, Pedro L. Rodríguez, inauguró esta gran obra y  estrenó el carillón del Reloj que ahora a casi 100 años de distancia sigue funcionando y ha dirigido y acompasado el latir de los corazones de muchos miles de Pachuqueños. 

El programa de inauguración fue el siguiente:

I.-  Obertura por la Banda de Rurales
II.- Discurso por el Sr. Lic. Joaquín González
III.-Pieza de música por la Banda de Rurales
IV.-Coro Himno a Hidalgo por los Niños de las escuelas Oficiales
V.- Pieza de música por la Banda de Rurales
VI.-Recitación por la Srta. Luz Conde
VII.-“Tosca”,  por la Banda de Rurales.
VIII.- Poesía por el Sr. Miguel Bracho.
IX.- Al sonar las 11 de la noche se dará el grito de independencia y se encenderán el alumbrado que iluminará la torre, asimismo se quemarán fuegos pirotécnicos en el Jardín de la Independencia y la primera calle de Matamoros.

Acerca de las personas que participaron en la inauguración del Monumento, mencionaremos que:
Esta Banda es el antecedente de la actual Banda Sinfónica del Estado. En 1910 su director era el Mtro. Juan Francisco Dávila.
Don Joaquín González fue Gobernador Provisional entre el porfiriato y la Revolución, esto es, entre Pedro L. Rodríguez y el Notario Don Jesús Silva. Era oriundo de Huichapan y fue un orador muy prestigiado. Tuvo una importante participación en el inicio de la Revolución Maderista en Hidalgo como eslabón entre los dos gobiernos.

La Srta. Luz Conde era familiar de los señores Conde muy conocidos empresarios de la industria de lácteos. Se casó después con un Sr. Fernández y vivieron en la Ex-Hacienda de Purísima, donde estuvo después una conocida embotelladora en las ahora calles de Julián Carrillo. La Sra. Luz Conde de Fernández tuvo tres hijas. Sus familiares aún viven en esa casa.

Don Miguel Bracho fue un hombre de bien. Funcionario probo, poeta, periodista y legislador al Congreso Estatal. Hombre culto y de letras. Durante la Revolución, fue arteramente sacado de su casa el 26 de Diciembre de 1914 por esbirros de Francisco Villa, y siendo Don Miguel Bracho, Oficial Mayor del Gobierno Hidalguense Convencionista de Don Daniel Cerecedo Estrada  quizá por eso, fue asesinado ese mismo día en la Ex-Hacienda de Purísima, junto con el Presidente Municipal de Pachuca en ese momento, el señor Don Froylán Jiménez. Nunca se investigó  y no se conoció la causa de estos dos crímenes injustificados en Pachuca. 

Para la ciudad de Pachuca, la inauguración del Reloj fue un gran acontecimiento, tan importante fue su presencia en la Plaza Independencia, que el centro de la ciudad se trasladó en forma inmediata de la Plaza Constitución a este nuevo emplazamiento. A partir de entonces, la Plaza independencia que anteriormente se denominaba de Las Diligencias, por ser el lugar de donde salían estos transportes para la ciudad de México, se convirtió en el corazón urbano de la ciudad.

Estudio Arquitectónico

El monumento a la Independencia es una torre de estilo neoclásico con cuatro niveles aparentes muy bien definidos.  Tres niveles de cantera y un remate metálico como cuarto nivel. Asimismo es un edificio con cuatro fachadas, que son iguales excepto en las estatuas que ostenta. Vamos a analizar detalladamente el monumento desde el punto de vista arquitectónico, por niveles, para demostrar y realzar todos los delicados detalles del trabajo en cantera, fruto de un diseño muy académico y de una fábrica irreprochable.

Primer Nivel:

Se desplanta el monumento  sobre una base corrida que toma el nombre de estilóbato y tiene dos molduras toro o perfil especial parecido a la escocia. Entre estas  molduras y la cornisa que cierra el nivel, corren perimetralmente dos entrecalles colocadas a quintas partes de la altura del paramento liso.  
Las puertas, una en cada imafronte, tienen su jambaje labrado con adorno a base de listón con círculos como cuentas de rosario. En el dintel una lápida muda, sin inscripción. La arquitrabe que remata el vano reposa sobre unas ménsulascon volutas y adorno en forma de festón, al final otro roleo y un rosetón.   
Remata este primer nivel, una imposta muy hermosa compuesta por una cornisa con modillón de planta mixtilínea semejante a la planta general del primer piso. La imposta es perimetral sin interrupción y contiene un dentellón de alto relieve. El dentellón en cada cambio de dirección tiene una especie de bellota en vez del diente respectivo.  

Segundo Nivel:

El segundo nivel va desde el balcón hasta los frontones cerrados y completos.  Repítese en este nivel, el estilóbato que le da base, con molduras toro separadas por la escocia; arriba encontramos un zuncho perimetral que coincide en tamaño y nivel con el de las columnas.
Arriba, antes de la cornisa está un relieve a base de tres platabandas o molduras planas rematadas por una cenefa.  En el remate existe una cornisa muy marcada que coincide con el vértice del triángulo de los frontones, tal parece que al cerrarse el frontón diera lugar a aquella porque además, tiene el mismo vuelo.
Esta cornisa tiene tres molduras, una con cinta de ovarios, la de abajo es un dentellón y cierra la cornisa una delicada cenefa que repite una figura a manera de hoja. Las columnas son de corte clásico, del orden jónico con sus dos volutas características. El tambor del capitel tiene dos cintas, una de ovarios y otra de grecas clásicas llamadas meandros.
Las columnas del segundo nivel están adosadas al paramento y su fuste es monolítico y estriado. Tiene en el tercio de su altura un zuncho liso que envuelve a las estrías, aunque éstas se dejan llegar hasta la peana o base que es de sección cuadrada y por tanto es un plinto. Por sus correctas proporciones decimos que estas columnas tienen gálibo. El frontón es recto y completo. 
El tímpano del frontón tiene un hermoso relieve de motivo vegetal que debido a su disposición puede llamarse fronda, con dos espirales o roleos grandes.   En medio de esta fronda destaca una poma enmarcada y coronada por una venera o concha, adorno que se repite mucho en todo el monumento.  
El frontón está coronado por una acrótera, con una fecha, referente a la estatua que está inmediatamente arriba, en el tercer nivel.  
La fecha en la acrótera está rematada por otra venera, que contiene una poma chica, como perla en su concha. Enmarcan a este elemento, dos roleos chicos al lado de la venera y dos grandes que flanquean la fecha.
         Las fechas difieren según el lado y la estatua en la torre.   Abajo del frontón, está la arquitrabe, que además de contener todas las molduras del nivel, tiene una lápida sin inscripción engrapada atrás por pequeños roleos y adornada en los extremos con el mismo detalle de la arquitrabe de las puertas de la planta baja.  
El arco del vano del balcón está un poco peraltado y las dovelas están molduradas. La imposta del arco es sencilla y sus jambas lisas. La clave del arco tiene un relieve o anáglifo con una venera y arriba un roleo. El intradós es liso, y el extradós un poco resaltado del muro.
Por último el balcón: una parte del antepecho es central y dos laterales cuadradas con relieves espirales como roleos. Por su forma original y caprichosa, el relieve puede catalogarse como grutesco ya que así se nombra a un adorno caprichoso con follaje y figuras sin representación especial. Las orillas superiores del antepecho están adornadas por dos perillas de forma romana y de exquisito gusto. 
En toda la portada del segundo nivel así como en sus detalles de diseño y de elaboración existe la euritmia, es decir, la adecuada proporción y el trazo armónico que producen la belleza.

Tercer Nivel:

El tercer nivel es el más bello y el de mejor visibilidad,  por eso están situadas ahí las estatuas y las carátulas del reloj. Va desde los frontones hasta el remate de cobre arriba de las carátulas. Está asentado en un estilóbato doble desde donde se desplantan las columnas sobre bases cuadradas.
Este nivel, tiene en su parte alta, dos cornisas. La superior es la misma que crea el arco que rodea las carátulas y tiene unas ménsulas que rodean todo el monumento. En su modillón tiene tres molduras, una de ovarios, el clásico dentellón y una cenefa  inferior.  Después un espacio liso. Abajo tiene tres platabandas y una cinta de hojas.
Las columnas del tercer nivel son del orden corintio. Los capiteles representan una cesta de ofrendas rodeadas de hojas de acanto y tienen cuatro volutas. El fuste de las columnas es estriado y tiene un zuncho que acentúa el tercio de la altura. El fuste es de tambores. Antes del capitel las columnas tienen un anillo que también acentúa el estriado. En el intercolumnio hay un arco sencillo con impostas molduradas asi como las dovelas. Este arco tiene un ancón bellísimo que es el apoyo de las águilas mexicanas.
Los vanos de cristal fondean a las hermosas estatuas que le dan al monumento una belleza romana. Fueron hechas con mármol de Carrara y esculpidas por encargo por artistas italianos. La cantera de Tezoantla conserva al paso de los años tonalidad semejante al mármol de Carrara, Italia. Son cuatro esculturas que representan a la Independencia, la Libertad, La Constitución y la Reforma.
La Independencia de fecha 1810, da al oriente y es una mujer de torso desnudo, lo que es símbolo de guerra; con una espada en la mano derecha y una antorcha en la izquierda. Su cara altiva y retadora, así como su pierna izquierda avanzada le dan un bellísimo aire guerrero.
La libertad, de 1821, da al poniente  y también tiene el torso sin túnica, sólo que este desnudo es más bello.  En la mano derecha enarbola en alto el laurel de la victoria, mismo que la corona. En la izquierda lleva una cadena rota, portada con gracioso descuido. Tiene la pierna izquierda adelantada sutilmente y la túnica con pliegues muy bien logrados.
La Constitución,  con fecha 1857, con cara al Norte, está con una expresión grave, profunda, toda vestida con un cinto a medio cuerpo y portando cuidadosamente el Libro Nacional.  El índice de su mano derecha parece señalar el valor de lo que sostiene con la izquierda.
Por último, la Reforma, orientada hacia el sur y con fecha 1859.  Tiene un rostro diáfano y sereno, propio de la verdad que implica la reforma, y como ésta es producto del estudio y el conocimiento, porta en la mano derecha un pergamino desenrollado y en la izquierda un libro con cierta abertura, muy bien lograda, como de libro muy leído. Toda cubierta por una túnica, con vuelo de falda, y pliegues de su hombro derecho a su lado izquierdo. El cabello de esta mujer, está un poco ondulado.
Referente a las carátulas  fundamentalmente es el águila mexicana y la greca prehispánica lo que adorna la carátula.  La gran greca y un lambrequín de tres piezas nos recuerda los escudos aztecas y le dan un toque original al enmarcamiento del círculo blanco de los números romanos.
El águila devorando a la serpiente está posada sobre un exuberante ancón con poma y festón y enmarcado por dos roleos. Este conjunto bajo las carátulas nos da una idea de la capacidad artística de los cantereros quienes, encabezados por Alfonso Arteaga, fueron los autores de todo el labrado de piedra del monumento. Estas aves le dan a la carátula un aire nacional extraordinario que además no está reñido con el resto del estilo.
Si observamos la unión de la carátula con la piedra, habremos de admirar la exactitud del trabajo de piedra, para recibir a la carátula del reloj fabricado y enviado desde Inglaterra. La maquinaria del reloj fue fabricada en la misma empresa que hizo el Big Ben de Londres.
El arco que corona la carátula está rematado por una acrótera con un rostro de mujer emergiendo de las fauces de un felino; la mujer tiene el torso desnudo y todo está enmarcado por un elemento cóncavo, que por dentro es una venera o concha. Esta acrótera rebasa un poco el principio del arpón que encierra las campanas.
Por último el remate metálico del monumento, de cobre, fabricado en Monterrey que es también muy señorial.  Consiste en un primer plano con un claristorio o conjunto de ventanas, necesario para dar salida al sonido de las campanas y un ático o manzarda que es el techo final de la torre, con cuatro vanos circulares llamados óculos. Sobre el techo una picota y un poste de sección pequeña que ha servido como pararrayos y como portabandera.

La Restauración reciente:
Ahora, en el año 2008, El Reloj de Pachuca ha sido restaurado. En una coordinación ejemplar entre el Gobierno Estatal, la Presidencia de Pachuca y los organismos ciudadanos siguientes: “Patronato para la Conservación del Centro Histórico de Pachuca” y  “Comité Técnico para la Conservación y Preservación del Centro Histórico de Pachuca”, se ha realizado la tan necesaria y anhelada restauración del monumento más importante de Pachuca.  El proceso fue el siguiente: A propuesta del Comité Técnico, se invitó  al Dr. en Arq. Juan Benito Artigas, reconocido internacionalmente como un especialista en estas obras a presentar un proyecto de restauración. El Dr. Artigas, presentó su propuesta con presupuesto adjunto. El Comité Técnico en uso de sus facultades, aprobó el proyecto. El Ayuntamiento procedió a respaldar la obra y el Patronato a conseguir los fondos. El Ayuntamiento siempre manifestó no tener los recursos para la obra, así que el Gobierno Estatal y los ciudadanos aportaron y así se financió la obra.
El Reloj fue sometido a todo un proceso de arreglo, limpieza y liberación, así como restitución de elementos muy dañados.  En grandes rasgos estas fueron las acciones más sobresalientes:
a) Se realizó  el levantamiento y registro fotográfico a escala del monumento ya que no se tenía.
b) En la parte de cantera se ha realizado el retiro de guano de las palomas que ha dañado al inmueble. Se hizo un lavado a toda la cantera con jabón no iónico y  agua con cepillo de raíz, con posterior enjuague con agua a presión usando máquina Karcher. Se identificaron las piezas de cantera dañadas y se hicieron nuevas para reposición con expertos cantereros a pie de la obra. Se repararon las juntas de todas las piezas de cantera del monumento con una mezcla de cal, polvo de cantera y azufre, realizándose con toda precisión y habilitando andamios de madera entre la estructura y la mampostería para acercarse más al detalle, sellando así todas las juntas de piedra en  el total del edificio.  
c) En partes muy especiales como las águilas bajo las carátulas, las acróteras  y las esculturas de mármol, después de realizar el proceso de limpieza ya señalado, se procedió a darles un tratamiento adicional cubriéndolas con papetas de pulpa de celulosa impregnadas con agua destilada y alcohol, envolviéndose posteriormente con pliegos de plástico para evitar la evaporación y permitir la acción química de purificación de las superficies de estos elementos arquitectónicos.
d) Se retiró toda la red de instalación eléctrica obsoleta  que tenía el Reloj en sus diferentes niveles y que habían instalado anteriores administraciones municipales con audaces electricistas. Se ha diseñado e instalado un nuevo sistema de iluminación para todo el inmueble. Se ha colocado en todos los elementos necesarios, una instalación especial eléctrica para inhibir la presencia de las palomas que tanto han deteriorado la cantera y el mármol del edificio. Así mismo se repuso la instalación eléctrica en el interior de la torre para evitar algún corto o incendio. 
e) En los ventanales que dan fondo a las estatuas, se limpió la herrería, se eliminó el óxido y se colocó barniz negro especial de alta resistencia.
f) Se arregló el inmueble también por dentro. Se cambiaron los pisos de la zona de campanas, el del primer piso y el de la planta baja. Estos últimos  junto con el zócalo exterior se colocaron de mármol italiano como fueron originalmente. Se hizo limpieza y trabajo de pintura en los interiores del Reloj, mejorando su cancelería y sus escaleras. La maquinaria del reloj no requirió de arreglo alguno, está en un estado casi nuevo a pesar de sus, pronto, 100 años.
g) Otras acciones son: Se retiraron los acrílicos de las carátulas para lavarlos, los dañados, algunos por impactos de balas, fueron cambiados. El metal de las carátulas se limpió y se aplicó barniz negro sobre ellos y se aplicó hoja de oro en los círculos y la estrella central como eran originalmente.
h) La cubierta de cobre o ático, se restauró limpiando mecánica y químicamente su superficie. Se lavó toda la parte metálica con jabón no iónico y agua destilada; después se aplicó un gel desengrasante cuyo ingrediente activo es el limone, obtenido de extracto de aceite de naranja que no es tóxico; el excedente se eliminó con agua y tela de algodón y luego se inhibió el proceso de oxidación natural y se neutralizó con agua destilada y acetona, para después colocar pátina tanto a las campanas como a la cubierta. Algunas láminas de la cubierta se desmontaron para restaurarlas o reemplazarlas, otras se reforzaron. La cubierta quedó así restaurada tanto en su interior como en el exterior. Se colocó un nuevo pararrayos adjunto al anterior, con nueva instalación para cubrir eficientemente su función.
La obra final está expuesta al público, que desde el 2008 puede admirarla y valorarla.

El Reloj quedó listo para la fiesta de  su Centenario.

Pachuca de Soto, Hgo. Noviembre  2009.

 

 

BIBLIOGRAFIA
 
1.-  A.C. TODD “The Search for Silver” Cornish Miners in Mexico 1824-1947 The Lodenek Press Padstow, Cornwall Edición 1981
2.-  ARCHIVO HISTÓRICO DE MINERÍA  A.C. Canto en la Tierra e Imagen ante el Tiempo
3.-  BALLESTEROS GARCIA VICTOR MANUEL.-"La Vuelta a Hidalgo en 180 Libros". U.A.H. Serie Econolibros. Pachuca Hgo. 1988.
4.-  CEHINHAC (Centro Hidalguense de Investigaciones Históricas A.C.) Número Extraordinario de "Teotlalpan". Memorias del Segundo Simposio de Historiografía Hidalguense. Pachuca Hgo. 1979.
5.-  CORRALES VIVAR LUIS  “El Reloj de Pachuca” Edición Gobierno del Estado de Hidalgo.  Pachuca Hgo. 1986
6.- CULTURA HIDALGUENSE. Varios Autores. "Arte Literatura Ciencia". Tomo I, Núm. 1. Agosto de 1937.
7.- CULTURA HIDALGUENSE. Varios Autores."Arte Literatura Ciencia".Tomo I, Núm. 2. Septiembre de 1937.
8.- CULTURA HIDALGUENSE. Varios Autores. "Arte Literatura Ciencia" Tomo I, Núm. 5. Diciembre-Enero de 1938.
9.- VICENTE DE PAUL ANDRADE  Efemérides Pachuqueñas. UAEH 1986
10.- GUERRERO GUERRERO RAUL. "Apuntes para la Historia del Estado de Hidalgo". Cia. de Real del Monte y Pachuca S.A, Pachuca Hgo. 1983.
11.- MANZANO TEODOMIRO. "Anales del Estado de Hidalgo". Pachuca Hgo. 1927.
12.-  MENES LLAGUNO JUAN MANUEL   “Un Viaje al Pasado de Pachuca” Gobierno del Estado de Hidalgo,  Pachuca Hgo. 1984
13.- PEREZ LOPEZ ABRAHAM. "Diccionario Biográfico Hidalguense". Pachuca Hgo. Octubre de 1979.
14.- PORRUA DICCIONARIO. "Historia, Biografía y Geografía de México".(Tres Volúmenes). Quinta Edición. Editorial Porrúa S.A. México, 1986.
15.- REAL DEL MONTE Y PACHUCA Reseña Gráfica de un Distrito Minero.  Gobierno del Estado de Hidalgo y Comisión de Fomento Minero
16.- RUBLUO ISLAS LUIS. “Historia de la Revolución Mexicana en el Estado de Hidalgo.”  2 Tomos. Biblioteca del Instituto de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana, México 1983.